jueves, 4 de diciembre de 2008

La Expresión Corporal en la Educación Física

La Expresión Corporal en la Educación Física
Preguntas frecuentes
Marcela M. Cena, IPEF, Córdoba
marcela_cena@hotmail.com

Para comenzar el análisis, me permito interrogar y dar posibles respuestas a la Expresión Corporal en la escuela desde el campo de la Educación Física.
“Preguntas frecuentes”
1. ¿Qué es la Expresión Corporal? Haciendo un poco de historia en Argentina.
2. ¿Qué lugar ocupa en la Educación Física y por qué se convertiría en un contenido de este campo? ¿Cuáles son los temas centrales y qué contenidos abordar?
3. ¿Cuáles son las naturalizaciones o mitos que se han instalado en el sentido común escolar y social?
4. Una experiencia narrada de una clase de Expresión Corporal.

1- ¿Qué es la Expresión Corporal? un poco de historia ...
Defino a la Expresión Corporal como una disciplina artística educativa, cuyo conocimiento y aprendizaje gira en torno al propio cuerpo, al lenguaje y al movimiento corporal expresivo en comunicación y de manera creativa. Dicho conocimiento toma como base el mundo de los sentidos, las experiencias sensibles y conscientes del propio cuerpo a partir de la técnica de Sensopercepción. Esta, a su vez se vincula y se transforma en causa y consecuencia del lenguaje simbólico del cuerpo, la comunicación, la expresión, la creatividad y de las emociones hechas danza. Al decir de Patricia Stokoe,[1] hablaríamos de la Expresión Corporal como “la propia danza”, como “las poéticas del movimiento”.
Al decir de Sierra Zamorano (2001: 33) la Expresión Corporal es “contenido de la Educación Física caracterizado por la aceptación, búsqueda, concienciación, interiorización y utilización del cuerpo y de todas sus posibilidades para expresar y comunicar nuestras emociones, ideas, pensamientos, sensaciones, sentimientos, vivencias, etc., así como por un marcado objetivo de creatividad”

Un poco de historia…
Haciendo un poco de historia de la expresión corporal, podría señalar que en la década del 60 (1960) fue un momento clave a partir del cual esta disciplina emerge. Dicho momento se vincula a rupturas ideológicas, teóricas y a un carácter crítico y revolucionario de los grupos sociales. Se da cabida a la diversidad, a lo marginal, al psicoanálisis y al marxismo, al cuerpo como preocupación no solo biológica, a la liberación del cuerpo de la mujer y al naturalismo; surge además, el movimiento hippie.
Cabe recordar que el término se lo comenzó a utilizar en 1923 por Jacques Copeau, quien incluía a la danza (clásica y moderna), teatro y mimo y ciertas orientaciones psicomotrices. Eran actividades fundamentalmente para comunicarse y expresarse a través del cuerpo en búsqueda de acciones creativas.
Podría decirse que las influencias que la expresión corporal ha tenido, son la cultura del movimiento que proviene de las actividades artísticas, especialmente la Danza Libre. Desde lo Ideológico, el marxismo; desde la psicología, el psicoanálisis; desde la educación la Educación por el arte y la Educación Física.
En Argentina en particular la expresión corporal fue creada y desarrollada por Patricia Stokoe, quien en 1950 regresa después de haber vivido 12 años en Inglaterra. Muy motivada por sus experiencias en la escuela de Rudolf Von Laban, quien llamaba a su danza “Danza Libre”. A su regreso, se preocupa por implementar una danza que convoque a ambos sexos, y no sea solo femenina. De allí que a la Danza Libre la denomina Expresión Corporal. Sus temas de trabajo se fueron vinculando al espacio, las calidades de movimiento, las corporizaciones de elementos de la música y de los objetos. Patricia Stokoe (1990, p.15) la define “… como la manera de danzar que lleva el sello de cada individuo... Por medio de este quehacer queremos ayudar a que el cuerpo piense, se emocione y transforme esta actividad psicoafectiva en movimiento, gestos, ademanes y quietud cargados de sentido propio”.
En la historia de la Expresión Corporal se pueden advertir distintas corrientes, las que se diferencian en su proceso, producto, intencionalidad, alcances y marco teórico que las sustentan. Es posible identificar y definir la Expresión Corporal desde diferentes orientaciones o corrientes:
· Terapéutica: ligada a diferentes orientaciones psicoterapéuticas (Psicodrama) y fisioterapéuticas (Eutonía, Autoconciencia por el movimiento, Biodanza).
· Metafísica: reconocida como medio del desarrollo espiritual, potenciando lo natural del ser humano y su capacidad de investigación personal. Toma como base las técnicas y filosofías orientales.
· Artística: orientada al espectáculo escénico, ofreciendo un inventario de posibilidades de movimientos automatizados. Toma como base de movimiento al teatro, la música, la danza, el mimo, la acrobacia.
· Educativa: desarrollada en el mundo escolar como recurso didáctico de otras disciplinas pedagógicas; como principio organizador de la Educación Física y/o como disciplina artística-educativa. Ha tenido como justificación las teorías psicopedagógicas predominantes, la concientización y disponibilidad corporal, el desarrollo psicomotriz, el desarrollo de la creatividad y la expresión.
Históricamente la corriente Educativa de la Expresión Corporal, fue definiéndose de diversos modos. En términos generales: - conducta espontánea en el área del cuerpo; - actividad artística educativa a través del cuerpo; - técnica pedagógica de liberación y creación; -lenguaje artístico y del cuerpo; etc.
Precisando algunas tendencias dentro de de la corriente educativa, la Expresión Corporal se la ha utilizado como recurso didáctico, es decir, como "técnica al servicio del proceso de enseñanza- aprendizaje, basada en los contenidos de las distintas áreas de enseñanza (Matemática, Ciencias Sociales, Ciencias Naturales y Lengua)", (Eidelberg y Penchasky, 1980). A comienzo de la década del ochenta fue altamente significada en Argentina, por generar una alternativa de enseñanza a las propuestas tradicionales, intentando servir a dos propósitos: incentivar el proceso y reforzarlo a través del juego corporal y las representaciones.
Otra fuerte tendencia, sostenida en los currículos oficiales por la Educación Física "fue"[2] la Expresión Corporal como medio, agente y/o principio organizador. "Principio Organizador que articula el desarrollo de aquellos contenidos que por sus características favorecen con mayor énfasis la expresión y la comunicación de los niños en la búsqueda permanente de un lenguaje del cuerpo propio". (Fassina, M.. 1991). Los Lineamientos curriculares de la provincia de Córdoba (1994), la definen como, "Manifestación o forma de expresarse por el movimiento,... Es un lenguaje que permite sentirse y conocerse, tomando como base las sensaciones, el pensamiento y las actitudes." Esta postura se defendió en el marco de la Educación por el Movimiento, discrepando con quienes la defienden en el marco de la Educación por el Arte. Divorcio y divisiones que provocaron pujas paralizantes, (sobre todo para la EF).
Otro concepto que se distingue en la Expresión Corporal, es aquel que se vincula con el sentido común, es decir la expresión corporal cotidiana, entendida como conducta espontánea existente desde siempre, tanto en su sentido ontogenético como filogenético del hombre. No obstante un hecho cotidiano de movimientos funcionales puede abrir puertas al desarrollo de la expresión corporal danza. Patricia Stokoe al respecto cita el siguiente ejemplo: (1987, p.14) “Rascarse también es una respuesta corporal, pero nadie podría decir que rascarse para calmar un picazón sea danza. No obstante, aquel que se rasca en forma organizada y rítmica con un fin expresivo y comunicativo determinado puede transformar el carácter meramente funcional del rascarse en una danza del rascado. El mismo concepto es aplicable a cualquier acción cotidiana... vemos que cualquier acción funcional puede convertirse en danza cambiando su objetivo y agregando una organización témporo – espacial – energética.”

2- ¿Qué lugar ocupa en la Educación Física y por qué se convertiría en un contenido de este campo?
La Educación Física como práctica social y educativa abarca la cultura del movimiento corporal (deporte, gimnasia, juego, expresión corporal, danza, actividades motrices en la naturaleza, otras) como saberes a ser construidos con sentido y significado histórico y cultural. En la actualidad estos saberes no tienen la misma práctica ni presencia en las propuestas de E. F., la tendencia es fundamentalmente deportiva, por ello necesitamos introducirnos en un análisis crítico sobre el tema, pensar el lugar del cuerpo en la E.F. y conocer una de las propuestas de movimiento expresivo posibles de desarrollo, el juego expresivo, la Expresión Corporal, la danza, el folklore desde una base sensoperceptiva.
El sujeto dispone de su cuerpo para actuar, para expresarse en diversas situaciones, desde una relación dialéctica con el medio a partir del movimiento. De modo que podríamos hablar de movimientos de ajuste al medio en función de su eficacia y en relación con el dominio del objeto, esto abarca las actividades pragmáticas y lúdicas que impliquen una regulación minuciosa del los grupos musculares, resultando movimientos coordinados en función de un resultado eficaz, por ej. las técnicas de movimiento. Por otra parte hablaríamos del movimiento expresivo que abarca aquellas actividades vinculadas al aprendizaje corporal de modo sensible y consciente, a la comunicación, a la relación tónico-emocional con su cuerpo a partir del movimiento.
Ambos aspectos del movimiento son igualmente importantes en su complementariedad y no en su exclusión. Le Boulch (1994, p 188) cita,
“La preocupación por el gesto mecánicamente eficaz relega a un segundo plano el carácter expresivo del movimiento y el aprendizaje motor adquiere, la mayoría de las veces, la forma de una mecanización que convierte al cuerpo en extraño para la propia persona. Esta forma de alienación... separa al hombre de su cuerpo, consecuencia lógica del pensamiento dualista... homologando al cuerpo con un instrumento...”.
Un cuerpo adiestrado, silenciado, sometido, exigido, descorporizado, convertido en una máquina de respuestas y deserotizadas.
La Expresión Corporal, es un lenguaje posible de enriquecer la propuesta de movimiento expresivo, por su veta artística – educativa; por su conocimiento y aprendizaje en torno al propio cuerpo, al lenguaje y movimiento corporal expresivo, con base en el mundo de los sentidos, las experiencias sensibles y conscientes del propio cuerpo (sensopercepción), desde allí el lenguaje simbólico, la comunicación, la creatividad, las emociones hecha danza y sus múltiples formas culturales puestas en movimiento.
Siguiendo con la respuesta, la Expresión Corporal, en el campo de la Educación Física, contribuye a:
Ø reformular los significados socialmente atribuidos al cuerpo y su impacto en la subjetividad;
Ø ser críticos de dichos mensajes y modelos;
Ø gestar su danza y valores estéticos;
Ø desarrollar su disponibilidad corporal con mayores recursos expresivos, los que repercuten en su imagen corporal y en la soltura del movimiento;
Ø interactuar en grupo, movilizados desde su imaginación, creatividad y valores simbólicos y compartir socialmente juegos expresivos.
Ø aprender desde un cuerpo sensible y a desinhibirse;
Ø buscar nuevas posibilidades de hacer cosas distintas a través del juego, las exploraciones, los objetos, el ritmo, las calidades de movimiento, la imaginación, los otros y el movimiento.
En Educación Física, el cuerpo y el movimiento se constituyen en presupuestos básicos sobre los que se asienta su propuesta pedagógica. Por lo dicho deberá posibilitar la asunción de la corporeidad del sujeto, y un encuentro rico en experiencias corporales/motrices que involucren los aspectos de ajuste coordinativo y de expresión del movimiento.
En Expresión Corporal se transita por el juego expresivo, la danza, las representaciones simbólicas. Se apuesta al juego, porque acerca a opciones diferentes, no consideradas. Hace salir de un peligro que es, en términos de creatividad, la expectativa fija. Al igual que cantar, bailar, hacer silencio, hacer y leer poesía y contar historias de vida, el juego nos posibilita desplegar la creatividad desde un lugar sensible. Quienes viven la costumbre de estar dirigidos, son quienes viven un alto nivel de sometimiento y de desaliento. Porque seguir el modelo impone un camino errático; el modelo no se da siempre en el mismo lugar, va haciendo variaciones. ¿Cómo se sale de esto? Aprendiendo a caminar por rutas inusuales y recuperando la autoestima. Jugar es iniciar un viaje imaginario por estas rutas.
El juego como las artes, conecta al sujeto con un estado emocional particular. Y esto está dañado, porque hay un predominio al rendimiento, la eficacia, la velocidad. La vida es vivida al apuro de estos resultados. Cómo llegar sin ir, hacer un gol sin jugar la pelota. Se está tan pendiente del resultado que no se piensa ni se percibe el trayecto. Y lo que enriquece, es el trayecto. Todo lo dicho se relaciona con el arte, con el juego, con la libertad, y aunque resulte paradójico, también se relaciona con la disciplina, con el compromiso, con el símbolo. Permaneciendo se encuentra lo diferente. Para esto se requiere de tiempos y de espacios acogedores que posibiliten lo creativo. El juego va acompañado de un sentimiento de tensión y alegría, y... desarrolla lo imaginario al servicio de lo creativo. Se juega cuando se atiende a lo que se hace en el momento en que se lo hace, atiende solo al presente y con la inocencia de vivirlo sin especular en resultados.
Lo artístico nos conecta con la imagen, con el vuelo. Y, también nos conecta con los pies y con la tierra. La tierra como simbología del arraigo y del baile. Es una maravilla bailar, aunque no se tenga razón por la que bailar, o pareciera absurda la racionalidad del baile en medio de la tristeza o de la alegría de los pueblos. Los pies festejan la pertenencia a esta tierra.
Por esto la Expresión Corporal queda vinculada a la danza como actividad artística. Para entender esto comienzo a citar palabras de P. Stokoe, por un lado las que explican las actividades artísticas y por otro las que definen a la Expresión Corporal desde la danza. (P. Stokoe, 1990 – 24 y 27)
“...se entiende por actividades artísticas aquellas que desarrollan la sensibilidad, la percepción, el sentido estético, la imaginación, la fantasía, la creatividad, la comunicación y la capacidad de emocionarse... la persona que practica una actividad artística refleja el mundo a través de su subjetividad. Y si en el proceso y en el producto de esta actividad no está el sello único, personal e irremplazable del sujeto que lo transmite no es arte. El arte es una actividad humana,... práctica creadora e innovadora que manifiesta cierta relación con la realidad. “La Expresión Corporal en tanto actividad artística la define “...como danza al alcance de todos, lenguaje o poética corporal único de cada ser humano... encuentro con su propia forma de bailar”
Esta perspectiva de danza se construye junto a otros y comulga con la idea de Lara (1998), al hablar de
“la democracia de los cuerpos y la alfabetización de los mismos…; una danza liberadora, que constituya el diálogo de los cuerpos…. El conocimiento de sí mismos y de la danza pasa por la necesidad de conocer sus propias historias y las manifestaciones culturales de su pueblo.”

Los CONTENIDOS de Expresión Corporal se organizan bajo 4 ejes:
1. Sensopercepción
2. Expresión
3. Comunicación
4. Creatividad
· El cuerpo propio: (A partir de un encuadre sensoperceptivo) Zonas corporales: Manos, pies, cabeza, brazos, piernas, columna.... Tono muscular, lo óseo, las articulaciones, la piel. Los apoyos, posturas, peso, volumen y contacto corporal. Los sentidos exteroceptivos y propioceptivos.
· El movimiento corporal: Calidades de movimiento. El Movimiento en el tiempo y en el espacio: calidades de movimiento: fuerte- suave; rápido - lento; pesado - liviano; continuo - cortado; golpear, sacudir, flotar, detener, balancear, movimientos abiertos - cerrados, el eje - fuera del eje, desplazamientos, saltos, giros.
Espacio: Kinesfera – espacio intercorporal – espacio total. Niveles, planos, direcciones, diseño espacial (rectas, curvas, círculos...), distancias (cerca – lejos).
Tiempo: ritmo, acento, frase, detención, simultaneidad, alternancia, velocidades, etc.
· El movimiento y los objetos: características perceptivas (forma, color, temperatura, volumen, tamaño, consistencia, etc.), movimientos propios del objeto y hacia el objeto.
Los objetos como puentes creativos. Corporizaciones[3]. Imagen productiva y reproductiva con el objeto y evocándolo. Juegos simbólicos. El objeto como instrumento de baile.
· Improvisación y composición: Improvisación de imágenes. Corporizaciones de imágenes; recursos sonoros, literarios, táctiles, pictóricos. Lo cotidiano, el gesto, los disfraces. Representaciones. Improvisación y juego individual, en dúo y en grupo. Composición coreográfica. El estilo de movimiento propio, el adquirido. Danzas populares, folklóricas, libre.

Por lo expuesto la Educación Física escoge a la Expresión Corporal como uno de los tantos lenguajes corporales y de movimiento como contenido. Son campos que interactúan por su objeto, más no son lo mismo ni su desarrollo es dependiente. La idea es pensar la Educación Física desde una mirada políglota, y en este sentido es necesario colar como contenido diferentes lenguajes que enriquezcan la disponibilidad corporal y motriz del sujeto, en pos de colaborar con su felicidad y emancipación.

3- ¿Cuáles son las naturalizaciones o mitos que se han instalado en el sentido común escolar y social?
Asistimos a cotidianeidades y paradojas en la escuela de las cuales somos protagonistas, muchas veces por las inercias y los mitos que se fueron naturalizando en la cultura escolar. Muchas de ellas instalándose en nuestras prácticas corporales, tanto desde los lenguajes expresivos, la Educación Física y demás prácticas educativas en la Escuela.
La intención es problematizarlas desde una perspectiva histórica hasta nuestros días generando instancias de reflexiones para ubicarlas como espejos posibilitadores de cambios. Trayendo la voz de Achili (1996), podríamos decir, la posibilidad de des-cotidianizar el propio quehacer del docente y pretender hacer posible re-conocer y conocer en él un conjunto de enfoques y argumentos implícitos.
Algunas voces escolares solicitan de manera un tanto “romántica” la presencia de la Expresión Corporal, mientras que por otro lado se la devalúa por su aparente ausencia de contenido o prejuicios vinculados a lo femenino. Además los profesionales de la E.F. y de diferentes áreas han sufrido en ocasiones una preparación insuficiente en éste campo, lo que no facilita su buena predisposición para su transposición e intervención pedagógica.
Algunos ejemplos se podrían citar ilustrando lo expresado:
· En el jardín de infantes las maestras jardineras cantan canciones infantiles acompañándolas de gestos que simbolizan “literalmente” la letra de la canción, por ejemplo “el elefante trompita que tiene las orejas llamando a su mamita…” los niños y las niñas le imitan el gesto todos lo hacen igual. Con cierta distancia aunque con el “espejo” metodológico, podríamos decir que se parece a una clase de aeróbica, o a las tradiciones psicomotricistas de hacer palotes o todos/as la misma casita, como si no existieran otras opciones. Queda claro que el eje vinculado a la creatividad queda borrado, por tal motivo no se cumple que con la idea de la Expresión corporal.
· Otro ejemplo puede ser, “pongo música y muévanse libremente”. Al parecer es un sentido opuesto al anterior, porque lo justifican desde la creatividad. Lo cierto es que para que esto ocurra debe existir un buen tiempo de aprendizaje en Expresión Corporal, a lo que se suma que es bajo la idea de algún contenido y no desde el infinito. Considero una propuesta ciertamente irresponsable, análoga a “tiro la pelota y jueguen”.
· En relación a la Expresión Corporal, abordada como contenido en E.F. es importante que contribuya a la disponibilidad corporal y motriz. Si solo queda en la “represenciaones teatralizadas” estamos bajo otro enfoque y no es inherente al campo de la E.F. Es por este motivo que la idea es acercar a la concepción de Patricia Stokoe hacia “la propia danza” más que hacia el teatro. Porque la primera comparte con la EF la búsqueda de disponibilidad corporal y motriz sensible, expresiva y creativa.
· Otra tradición en las clases de Educación Física es abordar la expresión corporal toda vez que aparece el juego simbólico, el famoso “como si”, que parecía innovar en los 80 un aspecto bondadoso de la EF. Por ej: “Caminamos como patos, como perros, como…” que en la mayoría de los casos aparecían los arquetipos demostrado por los/as docentes.
· Quizá por este acercamiento a la danza y a lo sensible, ha estereotipado la representación de la Expresión Corporal como una expresión femenina. Cierto prejuicios anidan aún en las propuestas escolares para con los varones.
· Otra consideración es el extremo de pensar, como somos seres expresivos todo lo que hacemos es expresión corporal. En tal caso estamos ante la presencia de lo que Patricia Stokoe diera en llamar “la expresión corporal cotidiana”, entendida como conducta espontánea existente desde siempre, tanto en su sentido ontogenético como filogenético del hombre. No obstante un hecho cotidiano de movimientos funcionales por sí mismo no habla del campo disciplinar, aunque pueda recuperarse como ideas para abrir puertas al desarrollo de la expresión corporal danza.

4- Experiencia narrada de una clase de Expresión Corporal.
En las prácticas docentes de estudiantes de EF se advierte cierta dificultad para intervenir pedagógicamente en las clases cuyo contenido es la Expresión Corporal. Surgen dificultades en primera instancia para seleccionar el contenido, luego, pensar en las consignas. Suelen caer en formatos cerrados o abiertos hacia el “infinito”. A lo que se suma la dificultad de seleccionar música, dado que es un recurso privilegiado aunque su sentido común es que mientras sea música da igual. Desde ya plantear que no es así, sino que esta debe favorecer, acompañar, colaborar con la búsqueda de movimiento, por momentos más vinculado a métricas rítmicas y por momentos a su melodía. Esta etapa de pensar la clase se va superando con las tutorías, resta la puesta en marcha del proyecto. Por otra parte se advierte cierta ansiedad por enunciar consignas sin posibilitar un tiempo de exploración, dificultad de intervenir en la clase; predominando sumatorias de tareas, consignas, o a su decir “actividades”.
Como en todo, lo importante es comenzar, en el camino van advirtiendo dificultades, avances, interrogantes, emociones. Cuando se dan cuenta por qué es necesario comenzar una clase desde el propio cuerpo con un enfoque sensoperceptivo hacia lo expresivo/creativo, advierten que la clase toma otra dimensión. El sesgo del juego de persecución, de la velocidad, de gritar, de competir como manifestaciones de motivación se van desplazando por abordajes sensoriales, perceptivos, concentración, un tono coloquial y cálido de comunicación, búsquedas de lo diferente, lo expresivo y la danza. Todo esto va apareciendo poco a poco y dejando vislumbrar otra dimensión de lo corporal.
Por otra parte, quisiera compartir una clase en el jardín de infantes, sala de 5 años cuando abordábamos lo óseo. Comenzamos con el rito inicial sentados en círculo, procurando saber si estábamos todos/as, o si alguien había faltado, si se sabía algo de él o ella. También se les daba el espacio de contar cómo se sentían o si tenían algo para contar y compartir.
A partir de allí entrabamos en contacto con el propio cuerpo, en esta ocasión tocando cada uno su cuerpo buscando encontrar los huesos a partir de los pies (que ya estaban descalzos). En medio de la búsqueda aparecían voces de ellos/as y preguntas de mi parte, por ejemplo:
Ellos/as: aquí encontré uno largo (señalando la tibia)
Prof.: si hay largos es que hay algunos cortos? Cuáles, dónde?...
E: si, y aquí no hay (señalando la panza) pero sí arriba, y dan la vuelta.
E: son las costillas que nos protegen el corazón. Y el de acá (señala la cabeza) nos protege el cerebro para pensar.
P: es que hay huesos en muchas partes…
E: si, en todo el cuerpo.
P: y que forman todos los huesos juntos?
E: un esqueleto (dice una niña)
P: ¡¡¡un esqueleto!!! Parece que tenemos un esqueleto.
E: si tenemos un esqueleto!!! Pero entonces tenemos un esqueleto vivo, es que está adentro… y… cuando está afuera ya está muerto, pero ¡¡¡ el de adentro está vivo!!!
Comentario: fue tal la sorpresa que se les dibujó una sonrisa y a la vez un interrogante. Las reflexiones sobre le esqueleto vivo y el esqueleto muerto llenaron la sala, a lo que se agregaron las imágenes de películas de terror. Seguido al tema, les propuse mover el esqueleto vivo que cada uno tiene y que ellos se habían dado cuenta que tenían protegido por “la carne” (modo de nombrar a los músculos).
Aparecieron juegos rítmicos con detenciones, búsquedas de equilibrios, posiciones y apoyos diversos, nombrando los huesos que conocen, o representantes de las diferentes zonas corporales. Primero individualmente y luego en dúos, cuartetos hasta generar una composición a la que tenían que poner un nombre.
Clase siguiente, llevé a la sala de Expresión Corporal el esqueleto del laboratorio, lo vestí para que él sea el invitado y el relator de la clase, cual si fuera un títere.
Luego del rito inicial, recuperamos lo que habíamos abordado la clase anterior. Les había comentado que teníamos en la sala una visita, creamos un clima de trabajo y escucha. Comenzó a “hablar el esqueleto” pidiendo que cada uno tocara su cara, sienta dónde había huesos y dónde no. Comenzaron los comentarios de los huecos de los ojos. Hasta que el esqueleto dijo, “quieren que les muestre los míos”, ahí le descubrí la cara y los ojos. Los ojos de los niños/as eran tan grandes que no alcanzaban su apertura para mirar al esqueleto y a la vez anonadados de estar asistiendo a dicha escena. Hasta que aparecieron risas, gestos de temor, gestos de asombro, otros se tocaban para advertir que la cosa era o no era así.
Poco a poco, se fue señalando las diversas partes e ir desvistiendo al esqueleto para advertir cómo eran c/u de los huesos y cómo se unían o “doblaban” (a su decir). Una vez desnudo el esqueleto, le comencé a dar movimientos para que ellos corporicen. Jugando con diversas calidades de movimiento (vibratoria, movimientos lentos, de onda, cortados, balanceos,…) también posturas con diversas gestualidades. Hasta que prescindimos del esqueleto que había llevado a la clase, para armar el baile del esqueleto con lo que habían explorado.

Mucho se podría seguir relatando de la experiencia, pero lo que quiero subrayar es la expresión de ¡¡¡tenemos un esqueleto vivo!!! Esto es un impacto interesante en la construcción subjetiva de su cuerpo, dando cuenta que la representación que se extiende del mismo es de lo inerte, lo muerto, lo que expresan las películas de terror. Desmitificar esas representaciones fue muy significativo, a la vez que, aprender de los huesos, de sus movimientos, jugar, bailar y enriquecer las calidades de movimiento. Esto significa abordar la expresión corporal, desde un lugar sensible, expresivo, creativo y en comunicación con los demás.

Bibliografía:
ACHILLI, E. (1996) “Práctica Docente y Diversidad Sociocultural” Bs. As. Ediciones Homo Sapiens
CENA, M (2000) “Sensopercepción” Texto de divulgación interna. Córdoba. IPEF
CENA, M. (2004) “Un recorrido por la Expresión Corporal: con acento cordobés” Revista en CD Nº 1 “El Patio de Educación Física” Edit. Pila Teleña. Madrid.
CENA, M. (2005) “El Movimiento Expresivo en la Educación Física” Texto inédito, IPEF –Córdoba.
CULLEN, C. (1999): “Cuerpo y sujeto pedagógico: de malestares, simulaciones y desafíos”. En Rev. digital Educación Física y Deporte. Año 4. Nº 13. Buenos Aires. [Web en línea] <www.efdeportes.com>. [Última consulta: 5-04-2001].
FASSINA, M.; PEREYRA, C. Y CENA, M. (2002) “Experiencia de sí y problematizaciones en las prácticas corporal”. Córdoba. Alción.
LE BOULCH, J. (1994) "Hacia una ciencia del movimiento humano. Introducción a la Psicokinética" Edit. Paidos.
MICHELLE LARA, L. (1998) la danza en construcción: de los orígenes históricos al método de Paulo Freire. Revista digital www.efdeportes.com Año 3. Nº 11. Buenos Aires.
MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACIÓN DE LA NACIÓN. CBC para el nivel inicial y la EGB. "Expresión Corporal" Consejo Federal de Cultura y Educación. 1996
MINISTERIO DE EDUCACIÓN y cultura de la provincia de Córdoba. CE. CBU . EGB. NI "Educación Física" Dirección de Programación Educativa. 1997.
MINISTERIO DE EDUCACIÓN. Programa Nacional de Innovaciones Educativas. Comunicándonos con el cuerpo. Propuestas para el aula - Educación Física –EGB 1 -N° 4- Portal Educativo del Estado Argentino: Educ.Ar http://www.educ.ar/educar/docentes/ed_fisica/egb1/ (consultada el 29/3/06)
SIERRA ZAMORANO, M. A. (2006) “La Expresión Corporal como contenido de la Educación Física” Conferencia Congreso de Educación Física “Repensar la Educación Física” Córdoba - IPEF
SIERRA ZAMORANO, M.A. (2001) “La Expresión Corporal como contenido de la Educación Física escolar” Revista española ASKESIS.
STOKOE, P. (1982) "La Expresión Corporal y el niño" Cap. 6: El espacio y su relación con la Expresión Corporal. Pag. 59 a 70. Edit. Ricordi. Bs. As.
STOKOE, P. (1990) "Expresión Corporal: Arte. Salud y Educación." Edit. Humanitas. Bs. As.
[1] Creadora de la Expresión Corporal en Argentina en la década del 50.
[2] "Fue" se refiere a que hoy las propuestas de los CBC (contenidos básicos comunes) para el nivel inicial y EGB del M.E.C. (Ministerio de Educación y Cultura) de la Nación (l995), incluye a la Expresión Corporal en la educación artística y no en la EF.
[3] Corporizar: llevar al propio cuerpo el movimiento y característica de los objetos, la música, etc. Espejar lo otro al propio movimiento corporal.